‎"NO TOMES DECISIONES ESTANDO ENOJADO, NI HAGAS PROMESAS ESTANDO FELIZ"



Dibujare tu sonrisa junto a la mia




domingo, 25 de mayo de 2014

CARTA DE DESPEDIDA

Querido desastre mio:
He decidido dedicarte estas palabras para poner(me) el punto final. Resulta que la vida me enseño que el amor es algo caro pero muy sencillo de dar y definitivamente nunca me lo has dado, no tienes mínima idea cuanto yo te he dado, te lo he dejado allí, amontonado, entre las almohadas de tus sueños, entre tus libros y tus pasatiempos. Sacudiré mi cabeza para quitar tus restos, ya he derramado tantos mares de lagrimas por ti, que no los recuerdo, te había sufrido ya lo suficiente, lo he entendido. Y como tonta, llevada por esa mezcla adolescente de sentimientos tan carnal, te di otra oportunidad, prometiendo no pensarte, no buscarte, no amarte.
Ahora, aquí me tienes, descargando la rabia de tu hechizo, tu estúpido hechizo.Juegas con reglas que no puedo determinar, la apuesta es alta, sobrepasa mis esperanzas... Aquí, ahora, no te odio, no te odio por que seria una forma de amarte y adorarte, en realidad de repelo, te saco de mi vida por mi propio juego.
No entiendo que pasa por tu cabeza, no comprendo nada de todo lo que he vivido contigo. Te agradezco gracias a ti, en su mayor parte, HOY soy fuerte, aprendí a amarme mucho más que a ti, a saber que el problema no siempre tendré que ser yo, que no vales la pena.
No derrame una lagrima mas, ya no con tu nombre, ni la habrá. Poco puedo decir de tu cobardía, tu insensibilidad, tu falta de hombría... Pero los detalles ya no importan, solo me despido. Me abrigo y salgo a la calle con la mayor de mis sonrisas, el tiempo no se de tiene y hoy no tengo prisa.
No es un adiós, es un hasta siempre. Querido mio, fuiste tan mio... fui tan tuya, pero tu sombra te oscurece y no haces nada por salir de ella, solo te ruego que no vuelvas, que no te atrevas a fijar tu mirada sobre la mía, que no oses siquiera a pensar mi nombre, ya es hora de que me dejes tranquila, seguir mis rumbos en la vida.
Querido mio, desisto de esta carta, nunca sabrás su existencia en el mundo real, algo que me deja impaciente( o me tranquiliza), solo son mis palabras de despedida para un juego de soberbia y rebeldia